La Fibromialgia generalmente se confunde con otras condiciones reumatológicas, neurológicas, endócrinas o psiquiátricas debido a que el diagnóstico es clínico y los síntomas son complejos, por ello, es importante realizar un diagnóstico clínico y diferencial.

Las enfermedades generalmente son tratadas en el rubro:
1. Farmacológico
2. Tratamiento no farmacológico.

La Fibromialgia no tiene cura.

El uso de fármacos y terapias psicológicas y/o alternativas sólo están dirigidas hacia la mejoría en los síntomas o cambios de estilo de vida y pensamientos, es decir, calidad en el bienestar de quienes la padecen.

Las pacientes que ya tienen declarado la Fibromialgia NO es recomendable el automedicarse como con analgésicos antiflamatorios no esteroideos como el ácido acetilsalicílico, indometacina, piroxicam, ketorolaco, diclofenaco; ya que estos no tienen efecto en el dolor de tipo neuropático.

Los medicamentos analgésicos opioides están contraindicados por su alto potencial adictivo.

La Agencia Europea del Medicamento o la Food and Drug Administration (FDA), en el año 2007 autorizó el medicamento de la pregabalina para el tratamiento de la Fibromialgia.

Es imperativo el acudir con el Reumatólogo o Internista para la prescripción médica.
Los medicamentos más utilizados para la Fibromialgia son:
- Analgésicos (Paracetamol. Tramadol).
- Antidepresivos. Antidepresivos Tricíclicos (Amitriptilina). Antidepresivos Duales (Venlafaxina. Milnaciprán. Duloxetina).
- Anticonvulsivos y Neuropáticos (Gabapentina. Pregabalina).
Ansiolíticos e Hipnóticos (Zolpidem). Benzodiazepina (Alprazolam. Clonazepam).

El tratamiento psicológico coadyuva a los tratamientos médicos en la disminución de la sintomatología física y emocional de la Fibromialgia.

  • La Terapia Cognitivo Conductual (TCC), ha demostrado resultados positivos al ayudar a las pacientes a tener pensamientos no catastróficos respecto a su enfermedad. Tecnicas de respiración, relajación, imaginación.
  • La Psicoeducación es un proceso que permite brindar a los pacientes la posibilidad de desarrollar y fortalecer sus capacidades para afrontar las diversas situaciones de un modo más adaptivo. Permite el proceso de reconceptualización de la Fibromialgia, cuando se conocen los síntomas, evolución y posible tratamiento se facilita el proceso de aceptación de éstos padecimientos, generando una mayor participación de los familiares y adherencia terapéutica de las pacientes.

El tratamiento alternativo, se refiere a todas aquellas técnicas no convencionales que se utilizan para la disminución de algún síntoma. Aunque para la Fibromialgia la información es escasa en cuanto a su resultado.

  • Acupuntura. Hipnosis. Retroalimentación Biológica. Estimulación magnética trascraneal repetitiva.

El tratamiento integral es farmacológico y no farmacológico, que aborde procesos cognitivos, afectivos y conductuales.
El modelo de intervención grupal está basado en la TCC integra la psicoeducación, las técnicas de respiración, relajación e imaginación guiada, inoculación del estress, restructuración cognitiva, regulación emocional y solución de problemas.

El grupo de apoyo genera un ambiente de solidaridad, capaz de producir un ambiente antidepresivo.

El tratamiento interdisciplinario tiene mayor beneficio e impacto sobre el funcionamiento general de quienes padecen la Fibromialgia.

 

“Ésta plataforma ha sido concebida como un servicio dirigido a informar al público en general; su contenido es orientativo y se encuentra en permanente desarrollo y actualización. Mujeres Mexicanas Unidas por la Fibromialgia, Asociación Civil; NO considera que su contenido pueda ser sustituto del diagnóstico médico y de la orientación y asesoría médica que brindan los profesionales del Sector de Salubridad”.